¿Cuál es tu color favorito?

El pasado jueves 21 de marzo se celebró el Día Internacional del Color y aunque a mucha gente le sigue pareciendo un concepto un poco esotérico o misterioso, los colores a nuestro alrededor afectan nuestro ánimo y nuestro humor.

Es por este motivo que no encontramos la sala de espera de una consulta médica o un spa pintadas de rojo, o las paredes de un gimnasio pintadas de azul pastel y blanco. Tampoco podemos olvidar que algunos colores tienen un significado cultural, y no se ve igual su uso en un lugar o en otro, como por ejemplo el amarillo, considerado color de buena suerte en China y de mala suerte en la cultura occidental.

Rojo: amor, pasión y peligro son los tres conceptos que más se relacionan con el rojo. En las culturas orientales también se le reconoce como el color de la buena suerte. Debido a que aumenta nuestra presión sanguínea, el rojo es recomendado para momentos en los que necesitamos sentirnos más activos y energéticos. Se sabe también que cuando las personas se visten de rojo, se comportan de un modo más extrovertido y energético.

519BROC123_33-3

Amarillo: nunca verás a un actor vestido de amarillo, al considerarlo un color de mala suerte en los círculos del teatro y las artes. Aunque se considera que puede provocar agotamiento e irritación en grandes dosis, se le relaciona también con la creatividad y se considera un color que estimula el pensamiento.

529MALL721_10-1

Verde: considerado uno de los colores relajantes, debido a su relación con la vegetación. Lo solemos encontrar, en sus tonos más claros, en lugares donde debemos estar tranquilos como centros médicos, spas, etc. Se considera también el color de la esperanza, y en algunos lugares se le relaciona con la envidia.

519URMA011_60

Azul: otro de los colores relajantes, especialmente en tonos más claros que nos recuerdan al cielo. En sus tonos más pastel estamos acostumbradas a verlo, al igual que el verde, en lugares dónde la relajación y la tranquilidad es importante. En el mundo anglosajón se ve el azul como el color de la depresión, de ahí que para decir que estás triste se puede utilizar la expresión “I’m blue” (Estoy azul).

529INBO823_52-2

Una curiosidad con el color azul es que, aunque actualmente se considera un color masculino, antes de la 1ª guerra mundial se consideraba un color suave asociado a la feminidad.

Negro: aunque en España se le relaciona con el duelo y el luto, no en todos los lugares es así. Por otra parte, es también el color de la elegancia y el lujo (sobre todo si lo combinamos con dorado o plateado).

519PLEN711_00-2

¿Cuál es tu color favorito? ¿Qué te hace sentir?

Cómo alargar la vida de tus prendas

¿No os ha pasado que os habéis comprado algo y que al cabo de un tiempo veis que la prenda ha perdido su forma, que el tejido se ha estropeado o que ya no está tan bonita como el primer día? Está claro que el paso del tiempo afecta a las prendas, pero se puede disminuir su desgaste si sabemos cómo cuidar bien de ellas.

Algunos puntos son obvios, como seguir las instrucciones que aparece en la etiqueta de lavado. Debemos hacer caso cuando una etiqueta nos indica que tenemos que lavar la prenda a mano, a determinada temperatura, o evitar algunos productos como la lejía ya que de lo contrario las fibras se pueden deteriorar.

instrucciones-lavado
vía hogarmania.com

Por otra parte, debemos conocer aquellas costumbres que desgastan nuestras prendas. Que una prenda admita el lavado con agua caliente no significa que sea lo mejor, ya que las fibras sufren más, y si no está tan sucia, un lavado con agua fría será más que suficiente. Y no podemos olvidarnos que cuanto más lavemos una prenda, menos nos durará. No es cuestión de no lavar nunca nuestra ropa, por supuesto, pero sí vale la pena evaluar si es necesario lavarla o si podemos llevarla una vez más.

El secado es tan importante como el lavado; siempre es mejor secar las prendas al aire libre (a la sombra si puede ser) que utilizar la secadora. No sólo es más ecológico y económico, nuestras prendas lo agradecerán. Y, además, te facilitará el planchado.

pinzas-ropa

Si tendemos la ropa, hay que atender a las instrucciones de la etiqueta ya que algunas prendas, como por ejemplo los jerseys gruesos, deben tenderse planos para evitar que se estiren con el peso.

En la misma línea, hay que seguir estas precauciones cuando guardamos la ropa en nuestro armario. Las camisas y prendas ligeras se deben guardar colgadas, pero el tricot grueso debe guardarse plegado para evitar que se deforme.

perchas-ropa

Otro punto importante es mantener correctamente las prendas. Coser los botones que están a punto de caerse, quitar las bolitas que salen en algunos tejidos, remendar los agujeros o arreglar los descosidos cuando todavía son pequeños para evitar que se hagan más grandes asegura que mantenemos nuestras prendas durante más tiempo en buen estado.

¿Conoces la técnica del devoré?

En las colecciones Surkana siempre intentamos experimentar con diferentes tejidos, materiales, efectos y acabados.

Una técnica con la que hemos experimentado esta temporada es la llamada devoré o burnout, que se puede observar en las chaquetas y tops Piri, consiste en crear áreas más finas en el tejido, pudiendo ser incluso semi transparente, utilizando un proceso que disuelve parte de las fibras.

519UROA332_52-1

Esta técnica, aparecida en Francia, comenzó a utilizarse a final del siglo XIX especialmente en terciopelo y en vestidos de noche y chales, ya que permitía crear de forma sencilla dibujos sobre este tejido grueso.

Aunque posteriormente cayó en desuso con la aparición de nuevos tejidos y otras formas de trabajarlos, volvió a popularizarse a principio de los años 90 gracias a su uso a la hora de hacer vestuario para teatro por parte de un diseñador llamado Jasper Conran. Conran utilizó esta técnica para el vestuario de la gira de My fair lady en 1992 y posteriormente en vestuario para ballets como La bella Durmiente.

519UROA031_80-2

En nuestros días muchas prendas utilizan esta técnica, tanto en tejidos gruesos como el terciopelo, como para dar un aire desgastado a prendas más ligeras, como es el caso de las prendas Surkana que utilizan la técnica devoré.

¿Conocíais esta técnica?

¿Has abandonado tus propósitos de año nuevo?

Con la llegada del año nuevo siempre pensamos que vamos a empezar un montón de proyectos, volveremos al gimnasio, apagaremos la tele o el ordenador, leeremos más… en resumen, una serie de buenos propósitos que normalmente cuando hemos llegado a febrero ya hemos abandonado.

alyson-mcphee-499812-unsplash

En primer lugar, un punto que hay que tener claro es que cualquier momento es bueno para empezar un buen hábito; hoy es mejor que mañana, y no es necesario hacerlo en una fecha especial, que muchas veces no sirve más que para retrasar el inicio de algo.

j-kelly-brito-603267-unsplash

Por otra parte, un problema surge cuando nos pasamos de buenas intenciones. Cambiar un hábito es difícil, cambiar 5 a la vez puede resultar imposible. También muchas veces no tenemos en cuenta la progresión normal de un objetivo; por ejemplo, si queremos aprender a tocar la guitarra no podemos esperar que en un mes seamos expertas.

gades-photography-1063454-unsplash

Así que si este es tu caso y los buenos propósitos de año nuevo ya están siendo olvidados; es el momento de retomarlos, o al menos alguno de ellos y continuar trabajando para lograr nuestro objetivo.

Y para ponéroslo más fácil, os damos una serie de consejos que os ayudarán a conseguirlo:

  1. Elige un hábito solamente: como decíamos más arriba, no se puede cambiar todo a la vez. Empieza sólo con una cosa y cuando esté asentada, ves añadiendo nuevos objetivos.
  2. Divide y vencerás: todos los objetivos pueden ser divididos en una serie de tareas. Haz un listado de las tareas necesarias para cumplir tu propósito y evitarás agobios.
  3. Un fallo no echa abajo todo el trabajo: si un día no cumples lo que tenías pensado no todo está perdido. Acéptalo y continúa con tu propósito al día siguiente.
  4. Date una recompensa: marca hitos dónde al llegar te des una pequeña recompensa.
  5. Programa tus tiempos: si tienes como objetivo, por ejemplo, leer más o hacer ejercicio, tenlo en cuenta. No dejes al azar el tiempo que vas a dedicar a ello y programa los momentos para hacer estas cosas en tu rutina diaria.

¡Y finalmente, reconoce el trabajo hecho! ¿Qué buen propósito vas a retomar?

Fiestas de ahora y siempre

En general, es bastante conocido el origen, al menos oficial del Día de los Inocentes. Según fuentes cristianas, tras el nacimiento de Jesús, el emperador Herodes mandó asesinar a todos los niños menores de dos años para evitar que sobreviviera el que se vaticinaba como rey de reyes. Pero cuesta ver la relación entre un acto de este tipo y la fiesta de bromas y juegos que se lleva a cabo en la actualidad.

Lo cierto, es que como suele pasar muchas veces, los orígenes son más antiguos y como solía pasar, la Iglesia se unió a las celebraciones paganas que ya existían en la época. En la novela de El Jorobado de Notre Dame de Victor Hugo, por ejemplo, ya aparece lo que llaman “La fiesta de los locos” dónde todo el mundo se lanzaba a celebrar por la calle una especie de festival dónde los comportamientos que en otros momentos eran impensables tenían cabida. Por otra parte, en algunas zonas de los Alpes, durante este día se hacía un cambio de roles entre niños y adultos.

freestocks-org-470416-unsplash

Este tipo de celebración hace pensar que el origen de este día era la fiesta romana del Saturnalia, una festividad que se celebraba durante final de diciembre. Durante estas festividades se celebraban banquetes y reuniones, se intercambiaban regalos y se jugaba al cambio de roles, por ejemplo, entre amos y esclavos, o entre alumnos y profesores.

Si miramos las costumbres de la Saturnalia romana, muchas de las celebraciones (los regalos, los banquetes, etc.) nos recuerdan enormemente a las costumbres Navideñas, y no es casualidad. En la época de la expansión del cristianismo se eligió esta fecha como celebración de la Navidad (a pesar de que históricamente se sitúa el nacimiento de Jesús a final de verano o principio del otoño) con el objetivo de sustituir la celebración pagana.

Es curioso ver como algunas costumbres, a pesar del paso del tiempo y del cambio de nombre se han mantenido más o menos igual, ¿no creéis?

Hablamos de Black Friday

Como ya sabéis, porque está en boca de todos durante los últimos días hoy es el Black Friday, un día con ofertas y descuentos pensados para que la gente compre sus regalos de Navidad. Y además, debéis saber que este día siempre es el cuarto viernes de noviembre. ¿Pero porqué?

02_insta

La fecha del Black Friday se establece en relación con el día de Acción de Gracias en Estados Unidos, esa fiesta tan americana de pavo y reuniones familiares, que se celebra el cuarto jueves de noviembre.

Además de su proximidad a Navidad, al caer en jueves mucha gente tiene el día libre el día después de Acción de Gracias, y se considera que es un día perfecto para lanzarse a las compras, con algo de incentivo por los descuentos.

En Surkana nos hemos unido al Black Friday con descuentos en toda nuestra colección hasta el 30% desde el viernes hasta el lunes “cybermonday·. ¿Cuáles van a ser tus compras este Black Friday?

Adiós a la vida con plástico

De un tiempo a esta parte se reconoce los problemas que supone el plástico en nuestras vidas, desde los plásticos de un solo uso como cucharillas o pajitas, a usos que no podríamos ni imaginarnos como las bolitas plásticas que se utilizan en algunos cosméticos exfoliantes.

En Surkana nos unimos también a un uso más consciente de los recursos e iniciamos un camino que nos lleva a abandonar el uso del plástico en medida de lo posible. Navegando online podemos encontrar varias propuestas como las de Reinas y repollos que proponen un “Martes sin plástico” o la de Cualquier cosita es cariño que da ideas para abandonar completamente este material.

Por supuesto, hay que empezar con lo que podamos y tener en cuenta que tirar todos nuestros tuppers para lanzarnos a la vida sin plástico no es tampoco una solución. Nosotras recorremos este camino hacia un consumo más consciente con el medio ambiente y compartimos nuestros trucos y cambios para que podáis aplicarlos en vuestra vida.

  • Lleva tu propia taza al trabajo. Si tienes máquina de café es muy posible que tengas vasitos de plástico o papel. ¿Te has parado a pensar la cantidad de vasos que gastas al año? No sólo supone un ahorro de basura, ¡muchas máquinas tienen una opción de café sin taza con el que te ahorrarás unos céntimos en cada consumición. Esto también puede funcionar llevando tu propia botella si tienes una fuente cerca que te permita ir rellenándola a lo largo del día.

ting-tian-744751-unsplash

  • Di adiós a los cubiertos de plástico de un solo uso. Existen packs de cubiertos de bambú que son súper ligeros y sostenibles, o si trabajas en un lugar dónde puedes dejar tus cosas, puede ser una buena idea dejar un juego de cubiertos de forma permanente.
  • Adiós a los tupper y recipientes de plástico. Si tienes contenedores de comida de este tipo no estamos diciendo que los tires, ya que eso sería desaprovechar lo que ya tienes, pero sí está bien pensar, de cara al futuro en optar por otros materiales como la cerámica, el cristal o la silicona. Tienes además la ventaja que otros recipientes, como el vidrio, pueden ser metidos en el horno sin problemas.

mariana-medvedeva-379662-unsplash

  • Bolsas de tela para todo. Las bolsas de plástico han pasado a ser un producto de pago, así que si te aseguras de llevar una bolsa de tela (las hay plegables y súper ligeras) te ahorrarás unos céntimos cada vez que vayas a comprar.
  • Adiós a compresas y tampones. Se calcula que una mujer gasta unos 16.000 tampones o compresas a lo largo de su vida. Hay opciones más sostenibles (y también más saludables) como por ejemplo la copa menstrual que puede durar hasta diez años. Existen otras opciones menos conocidas como las compresas reutilizables o las bragas menstruales, que tienen una capa absorbente.
  • Adiós al papel film para envolver. Ya sea para tapar un plato con comida que hemos dejado sin acabar o para el bocadillo hay buenas alternativas al papel de film transparente. Existen en el mercado tapas de silicona ajustables que se pueden utilizar para tapar bols y platos de forma hermética, así como bolsas especiales, de tela, que se pueden utilizar para envolver los bocadillos.
  • Vigila tus cosméticos. Aunque están en desuso gracias a la concienciación sobre sus peligros, muchos productos cosméticos como exfoliantes o dentífricos llevan pequeñas partículas plásticas. Estas resultan muy peligrosas para la vida marina, ya que los peces las comen y se acumulan en su interior. Existen el mercado un montón de alternativas a estos microplásticos, sólo tienes que evitar los productos que tengan ingredientes como polipropileno (polypropylene) o polietileno (polyethylene).
  • El mejor plástico es el que no se consume. Por eso abogamos por la compra a granel, y en el caso que no sea posible, comprar los productos que tengan un packaging más minimalista. No es necesario tener un producto en un plástico, dentro de una caja, dentro de otro plástico. Mucha gente ya ha optado por llevar sus propias bolsas para comprar frutas y verduras, y ya existen locales que te hacen un descuento si llevas tu propio recipiente para comprar a granel.

sylvie-tittel-743127-unsplash

 ¿Cuáles son tus recomendaciones para evitar el plástico? ¡Compartidlas con nosotros!

Ordenando por dentro, ordenando por fuera (parte I)

Hemos vuelto de las vacaciones, hemos desmontado la maleta, hemos posiblemente guardado ya la ropa más veraniega… en resumen, hemos vuelto a nuestra vida habitual. ¿Pero hemos colocado todo dónde toca?

Muchas veces por cansancio, falta de tiempo o también por apego vamos acumulando cosas, que puede ser que incluso no utilicemos, o que no estén en el lugar indicado, o que no sepamos ni que tengamos. La falta de orden no es simplemente un problema logístico, sino que se sabe que el proceso de ordenar puede ayudar a poner en orden también nuestros pensamientos y un espacio limpio y ordenado resulta beneficioso para nuestra salud mental.

katja-vogt-1057562-unsplash

¿Pero por dónde empezar? Nos hemos puesto manos a la obra para ordenar y limpiar nuestros espacios, así que después de este proceso os damos algunos consejos que nos han sido de ayuda.

Antes de ordenar, es necesario disminuir la cantidad de posesiones. Seguro que hay revistas viejas que ya no tiene ningún sentido utilizar, o ropa que ya no nos vamos a poner, materiales para hobbies que ya no vamos a retomar… multitud de cosas que ya no tienen sentido de ser en nuestra casa. Mari Kondo, la famosa autora de La Magia del Orden, recomienda tomar la decisión de que objetos quedarnos siguiendo tres criterios:

  • Cosas que son necesarias; como por ejemplo documentos legales.
  • Cosas que usamos habitualmente: todo aquello que tiene un uso y función se debe conservar.
  • Cosas que nos hacen felices.

Si un objeto no cumple alguna de estas tres características, no tiene razón de estar en nuestro hogar. Nosotros recomendamos utilizar tres montones, cajas o bolsas: lo de quedarse, lo de regalar o donar y lo de tirar o reciclar. Este punto es un buen momento para darse cuenta, por ejemplo, de las cosas que tenemos repetidas. ¿Necesitamos cinco bolígrafos azules? ¿Vamos a usar 20 vasos iguales? Aunque no te deshagas de este tipo de cosas, está bien tener un inventario para evitar compras innecesarias en el futuro.

Un punto que siempre resulta muy conflictivo, es que hacemos con los recuerdos u objetos con los que nos sentimos emocionalmente unidas. En primer lugar, ¿es necesario conservar el ticket del concierto al que fuiste en 1998 o la revista que compraste mientras estabas de viaje en Tailandia en 2010? Una buena opción puede ser hacer una foto y mantener un álbum digital de los recuerdos.

vladimir-proskurovskiy-529247-unsplash

Si consideramos que son cosas que sí queremos mantener lo más adecuado sería organizarlos correctamente, por ejemplo, montando un álbum o un scrapbook en vez de tenerlos en un cajón o una bolsa.

Una vez hemos reducido el número de posesiones, llegará el momento de ponerlo todo en orden. ¡Muy atentos al próximo post de esta serie para saber trucos y formas de ordenar!

Rituales nocturnos: relájate y duerme mejor

Estamos regresando poco a poco a los horarios y la vida normal después de las vacaciones, y puede que nos volvamos a encontrar con un viejo conocido, el insomnio. No tienes porque porque pasarte la noche en vela, pero tal vez te cuesta quedarte dormida, o estás durante un buen rato dando vueltas en la cama.

alexandra-gorn-320556-unsplash

Si el motivo del insomnio no tiene que ver con problemas médicos, una de las mejores opciones para caer dormidas al meternos en la cama es crear un ritual nocturno que nos ponga en “modo sueño” y nos ayude a relajarnos antes de quedarnos dormidas.

Te dejamos unos pasos para que crees tu propio ritual nocturno y lo adaptes a tu ritmo de vida:

  1. Desconecta y olvídate de las pantallas: hay estudios que relacionan la luz de las pantallas y los dispositivos electrónicos con el insomnio. Apaga el teléfono, olvídate de la tele, cierra el ordenador y desconecta una hora antes de irte a dormir.
  2. Prepara lo que necesites para el día siguiente. De este modo no estarás dando vuelta a lo que tienes pendiente que hacer para primera hora de la mañana, y además, podrás dormir diez minutos más.
  3. Haz una actividad que te resulte relajante. Tal vez un baño caliente, una infusión, leer un libro o perfumar tu casa con un aceite o vela aromática.
  4. Si te sientes nerviosa o preocupada por la noche, puedes probar escribir un diario. Poner tus pensamientos sobre papel te puede ayudar a relajarte y a dormir mejor.
    aaron-burden-90144-unsplash
  5. ¿Te cuesta dormir aun así? Haz una pequeña rutina de yoga relajante o de estiramientos ligeros. Hay multitud de videos y tutoriales en internet como este o este dónde te dan algunos ejercicios sencillos para hacer antes de dormir.

Al final, un ritual nocturno debe estar adaptado a nosotras mismas, así que prueba hasta que encuentres el que mejor funcione para ti.

¿Nos cuentas el tuyo?

Rituales de mañana: empezando bien el día

La semana pasada hablábamos de la importancia de crear un ritual nocturno que nos ayude a desconectar antes de ir a dormir y a descansar bien. Pero después de una noche de descanso es importante empezar bien el día, para que nada nos pare.

Si ya hemos dejado todo listo la noche anterior, nos evitaremos tener que ir a la prisa eligiendo la ropa o qué llevar en el bolso, así que tendremos una preocupación menos a primera hora de la mañana.

Os dejamos unas recomendaciones que te ayudarán a crear un ritual mañanero perfecto para tu ritmo de vida.

  1. ¿A qué sienta bien estirarse cuando estamos recién levantado? Incorpora una serie de estiramientos después de levantarte para empezar a activar tu organismo. Además, te sentará genial desperezarte tras varias horas tumbada.
  2. Desayuna, o no; pero siempre bebe agua. Aunque nuestras abuelas afirmaban que el desayuno es la comida más importante del día, los estudios científicos demuestran que no es así. Además, mientras que hay personas que no pueden salir de casa sin desayunar, otras no tienen hambre hasta que ha pasado un buen rato desde que se han levantado. Lo que sí es importante es empezar un día con un buen vaso de agua. Puedes darle un toque extra preparando agua con limón y tomándola caliente o templada en ayunas.melissa-walker-horn-483814-unsplash
    Si eres fan de desayunar recién levantada, tómate el tiempo necesario para desayunar con calma. ¡Nada sienta peor que comer a la prisa!
  3. El móvil, el mail y las redes sociales pueden esperar, pasa unos minutos con tus seres queridos antes de empezar la vorágine del día.
  4. Empieza el día con música: ten preparada tu lista de reproducción o tu cd favorito para mejorar tu humor por la mañana.
  5. Planifica tu día. Ya sea con listas, con tu agenda o simplemente haciendo un repaso mental, piensa en lo que tienes que hacer y organízate para aprovechar el tiempo de la forma más eficiente.
    cathryn-lavery-67852-unsplash

Lo más importante en tu ritual de mañana es que te permita empezar el día con buen humor y con un pensamiento positivo, y evitar un inicio lleno de prisa y de estrés que te pondrán de mal humor para todo el día.

¿Cuáles son tus rituales de mañana?