El arte de llevar un bolso ordenado

Si hay un complemento que no nos puede faltar en nuestro día a día, ese es sin duda el bolso. Es práctico, cómodo y nos permite guardar todo lo que necesitamos cuando salimos de casa. El problema viene cuando no solo llevamos lo imprescindible, y buscar algo en él, se convierte en una aventura dónde en el mejor de los casos no encontramos lo que buscamos y en el peor, todo acaba esparcido por el suelo.

Para que esto no pase te damos unos consejos con los que te asegurarás de llevar el bolso siempre organizado y con lo estrictamente necesario.

1.Sólo lo imprescindible para el día.

Las mujeres de vida ajetreada son amantes de bolsos grandes estilo “shopping bags” porque permiten llevar los “por si acaso”. Para evitar sobre cargarlos nuestra recomendación es un pequeño experimento antes de salir de casa.

28NADI816_40-2

Coge el bolso que estés utilizando en ese momento, vacíalo sobre la mesa y selecciona lo que realmente vas a utilizar durante el día. Haz la prueba y comprobarás que eres capaz de liberar espacio e ir más ligera.

2.Apuesta por los compartimentos.

Cuando elijas un modelo de bolso, opta por los que cuentan con compartimentos y cremalleras. A partir de ese momento, crea tu propia rutina y utiliza los espacios siempre para un mismo fin. Así, siempre sabrás donde está cada cosa.

 3.Sí a los neceseres.

Si te enamoras de un shopping bag o cualquier otro bolso, sin apenas compartimentos, no te preocupes, siempre puedes añadir neceseres u organizadores.

Estos son ideales para separar cosas que tienen peligro de romperse o abrirse, como productos de higiene personal o maquillaje. Además, son muy fáciles de identificar y no te costará encontrarlos dentro de tu bolso.

 4.Haz limpiezas a menudo.

Y por último, haz limpiezas a menudo. Tendemos a acumular tickets o cosas inservibles, que vamos dejando caer en el bolso y acaban por amontonarse. Al igual que la ropa, los accesorios también necesitan una limpieza y una puesta a punto, ¡no los descuides!

5.Cambia de bolso.

Una de las mejores soluciones para hacer una limpieza, casi sin darnos cuenta, es la de cambiar de bolso a menudo. Opta por un bolso más pequeño, para obligarte a ser más organizada.

28VELV322_81-2

Prueba a llevarlo unos días a la semana y así, te irás acostumbrando poco a poco a llevar contigo lo imprescindible. Al final, lo convertirás en un hábito para tu vida. ¿Te animas?